Los hombres en el movimiento Ayuda a que los Hombres se vuelvan Aliados de #MeToo

Nate Day

Carl Olsen, el coordinador de programar para los hombres y del prevención de la violencia con el Centro Apoyo de Las Mujeres y Género, da una presentación sobre hombres y el movimiento de #MeToo (Ashley Potts | Collegian)

Editor’s Note: The Collegian is starting a section in Spanish for our Spanish-speaking readers. Spanish articles will be available online and in print. Find the English version hereTraducido por Daniela Navarro. 

#MeToo es un movimiento histórico para las mujeres, pero muchos hombres luchan sobre cómo pueden unirse a tiempo con este fenomenal movimiento.

Ad

Para dirigir la relación de los hombres con #MeToo, Hombres en el Movimiento (Men in the Movement) y ROTC de la Universidad del Estado de Colorado patrocinaron un evento abierto para discutir el tema llamado “#MeToo y los Hombres”.

“Existe confusión entre los hombres que quieren hacer algo”, dijo Carl Olsen, Coordinador de Programación de Hombres y Prevención de Violencia en el Centro para la Defensa de Mujeres y Género. “Están confundidos por el poder del movimiento, y éste es un espacio para que los hombres lidien con aquello que les es difícil discutir”.

Los eventos abiertos son patrocinados una vez al mes por Hombres en el Movimiento. Algunos de los temas discutidos previamente han sido “WTF is the friend zone” y “Men and Depression”.

La reunión del lunes comenzó con Olsen dirigiendo la discusión del público sobre lo que #MeToo signficaba para ellos. Los estudiantes discutieron el estatus de #MeToo como una campaña contra la violencia sexual, una persona se refirió a ello como “un movimiento para traer a la luz la violencia sexual y mostrar cuán común es”.

A continuación el grupo discutió sus reacciones al movimiento. Algunos sintieron que estaba dominado por un concepto llamado feminismo blanco —que ignora descaradamente a las mujeres de color dentro de los ideales feministas— y por hombres que querían cubrirse las espaldas.

Olsen discutió cómo #MeToo creó un estereotipo para los hombres, algo que nunca tuvieron que encarar antes.

“Hemos ganado conciencia de cosas muy jodidas y queremos pasar a la acción, pero primero tenemos que construir esas habilidades”, Carl Olsen.

“Los hombres han tenido antes el lujo de no ser relacionados con las acciones de otros hombres”, dijo. “Notamos esto después de 9/11, cuando la gente se volvió blanco de crímenes de odio basándose en su religión.

Posterior a la discusión, Olsen escribió cuatro palabras en el pizarrón: Conciencia, Conocimiento, Habilidades y Acción. Explicó que en un movimiento como #MeToo, ésas son las cuatro etapas para combatir el problema.

De acuerdo con él, el primer paso es volverse consciente del problema, seguido de reconstruir lo que uno sabe del tema. A continuación, desarrollar las habilidades para combatirlo y, finalmente, poner las habilidades en práctica.

Preguntó a los miembros de la audiencia dividirse en tres grupos basándose en las primeras tres etapas para discutir qué es lo que están haciendo actualmente respecto de la que les tocó.

Ad

El grupo de conciencia habló a partir de investigar sobre problemas sociales y navegando redes sociales para averiguar cuáles eran las tendencias.

Un grupo de hombres discute las habilidades que tienen y pueden emplear para defender a los sobrevivientes y víctimas de una agresión sexual, en una presentación sobre los hombres y el movimiento #MeToo llevada a cabo por Hombres en el Movimiento (Ashley Potts | Collegian)

“No sé ni una mi…da de este problema,” admitió un participante del grupo de concientización al comienzo de la discusió, sin embargo, explicó después, “he estado aprendiendo mucho acerca de esto en las últimas semanas”.

De manera similar, el grupo que discutía la etapa de conocimiento habló sobre leer más información, estadísticas específicas, así como ir a talleres y foros similares a este evento.

Finalmente, el grupo que abordó las habilidades discutió conceptos más complicados como “cambio de código (code switching)”, que es la idea de que uno debe cambiar sus patrones de comunicación cuando está dialogando con individuos con diferentes antecedentes para poder comunicarse.

Los miembros de la audiencia reconocieron la importancia de la etapa de habilidades.
“He estado consciente (de #MeToo) desde hace largo tiempo”, dijo Akiva Meolo, un freshman sin declararse todavía. “Tengo algunas habilidades, pero cuando uno está en crisis, podríamos no saber qué hacer”.

No obstante, Olsen dijo que percatarse de las otras etapas es un proceso importante, “nos volvemos conscientes de cosas jodidas, y queremos ir directamente a la acción, pero tenemos que desarrollar las habilidades primero”.

Cerraron el evento con una pregunta del coordinador: “¿Estamos listos para la acción?”. Ésta fue respondida inmediatamente por un estudiante: “Tenemos que estarlo”.

El reportero del Collegian Nate Day puede ser contactado en entertainment@collegian.com o en Twitter @NateMDay