Violencia de pareja: cómo ayudar y recibir ayuda

Joey Wagner

Traducción: Mayra Reyes Gómez

Nota del Editor: Este es el segundo artículo en una serie que explora diferentes problemas relacionados con las relaciones de pareja en la universidad y cómo estas afectan la salud mental de los estudiantes. 

Ad

La violencia de pareja es una epidemia silenciosa en los recintos universitarios, y la Universidad Estatal de Colorado (CSU, por sus siglas en inglés) no es la excepción. 

El término “violencia de pareja” se utiliza a menudo en lugar de “violencia doméstica” para aquellos estudiantes que no puedan identificarse con ese término, dijo Casey Malsam, la subdirectora de servicios a víctimas del Centro de Apoyo a la Mujer y al Género (Women and Gender Advocacy Center o WGAC, por sus siglas en inglés) (sitio en inglés). 

La violencia doméstica para algunos implica el matrimonio, tener hijos o finanzas compartidas y los estudiantes son menos propensos a identificar que están en una relación abusiva cuando se utiliza esa terminología. 

Maslam dijo que en el 2018 se denunciaron seis casos de violencia doméstica en el Reporte Anual de Incendios y Seguridad del 2019 de CSU (sitio en inglés), pero hay muchos más casos que no se denuncian cada año, ya que algunas personas no saben que su relación es abusiva o no se sienten seguros denunciando.

Según Maslam, la violencia de pareja puede ocurrir en cualquier lugar, le puede pasar a cualquier persona y puede afectar a cualquier tipo de relación. 

“Todos los tipos de relaciones de pareja pueden experimentar violencia: …relaciones del mismo sexo, relaciones poliamorosas, relaciones entre personas casadas por 50 años, independientemente de su estatus socioeconómico o sus capacidades”, dijo Maslam. 

Maslam dijo que el mayor porcentaje de perpetradores se identifican como hombres cisgénero.

Sin embargo, los hombres también pueden experimentar violencia de pareja y la estigmatización en torno a la masculinidad puede dificultar el proceso de denunciar y acudir a terceras personas. 

“Escuchamos a menudo de hombres sobrevivientes lo siguiente: ‘No creí que los recursos fueran para mí; creí que nadie creería que esto me pudiera suceder a mí’”, dijo Maslam. “Así que… se hace más difícil buscar recursos para individuos que se identifican con el sexo masculino. Y nuestros servicios están disponibles para todas las personas independientemente del género, para todos los géneros”. 

Maslam informó, con respecto a en qué lugares puede ocurrir la violencia de pareja, que algunos sitios comunes son las residencias estudiantiles, los salones de clase y en línea. 

Ad

En las residencias estudiantiles el personal está entrenado para identificar y denunciar el abuso, informó la directora ejecutiva de Servicios de Residencia y Comedor Mari Strombom. 

“Nuestro entrenamiento para el personal de las residencias de la universidad incluye información de lo que el abuso de parejas… es, cómo puede darse en las residencias del recinto universitario y cómo el personal debe remitir adecuadamente los casos al WGAC y/o al Departamento de Policía de CSU si hay algún riesgo inmediato para la seguridad”, dijo Strombom. 

Ya que la violencia de pareja afecta a una gran variedad de relaciones de pareja en varios lugares diferentes, puede aparecer en múltiples formas.

“Es un error común pensar que siempre hay abuso físico”, dijo Sarah Wooldridge, la exgerente de prevención y educación de Crossroads Safehouse (sitio en inglés). 

Según Maslam, mientras que puede haber abuso físico, a menudo la violencia de pareja puede incluir abuso académico, abuso sexual, abuso financiero, aislamiento o el utilizar las identidades de alguien en su contra.

Maslam añadió que la mayoría de las relaciones abusivas no empiezan como tal, sino que se desarrollan una vez que existe un apego. 

Maslam dijo que a esto se le puede llamar love-bombing (bombardeo de amor), donde un vínculo se forma rápidamente y los comportamientos malsanos empiezan entonces a hacerse más evidentes.

“Cuando hacemos una excepción ante un comportamiento malsano y volvemos a hacer otra excepción y después empezamos a hacer excepciones para el comportamiento abusivo es como bajar una pendiente resbaladiza y mucha gente no se da cuenta que están cayendo en ello”, dijo Maslam. 

Malsam dijo que el abuso tiene sus raíces en querer tener poder y control sobre otra persona y puede presentarse de maneras sorprendentes y tener efectos severos en la víctima.

Añadió que algunos efectos se pueden ver en el ámbito académico. Hasta los estudiantes con un promedio de 4.0 pueden ver ese número caer de forma radical durante el curso de una relación abusiva. 

Según Maslam, un efecto común del trauma es la hipervigilancia, que es estar hiperconsciente de todo lo que está pasando alrededor de alguien. Esto puede dificultar la capacidad para retener información y prestar atención y puede causar un aumento de la ansiedad y depresión o una disminución de la autoestima.

A menudo, la gente no reconoce los patrones abusivos en sus relaciones. 

De acuerdo con la Línea Directa Nacional de Violencia Doméstica, un promedio de 57% de estudiantes de universidad dicen tener dificultades para identificar el abuso de pareja. 

Cuando la mente humana experimenta trauma, explicó Malsam, una persona no tiene acceso a su centro lógico. Sin embargo, las personas ajenas a la relación sí tienen acceso a su centro lógico, lo que puede hacer difícil el ser un apoyo.

“Puede ser muy difícil evitar la tentación de decir ‘Tu relación es abusiva; necesitas alejarte’, algo que no es beneficioso”, dijo Maslam. “Y lo que eso hace en realidad, si es que alguien decide abordar el tema así, es que obliga a la víctima a tener que apoyar al perpetrador… de manera que lo que has hecho, en vez de crear una separación, es reforzar el vínculo entre el abusador y la víctima”. 

Hay defensores (sitio en inglés) en el WGAC que están disponibles para hablar y ayudar a desarrollar mecanismos de defensa para las víctimas de abuso y sus sistemas de apoyo. 

Sin embargo, si la vida de alguien corre peligro es importante denunciar la situación inmediatamente, afirma Maslam. 

Hay varios recursos disponibles mediante el WGAC para los estudiantes de CSU que sufren o están experimentando los efectos de una relación abusiva.

El WGAC ofrece un línea directa disponible las 24 horas del día y los siete días de la semana por medio del Equipo de Asistencia a Víctimas (Victim Assistance Team o VAT, por sus siglas en inglés) (sitio en inglés) que está operativo todo el año y al que la gente puede llamar para obtener una multitud de servicios: hacer preguntas, recibir ayuda en el proceso de denunciar o simplemente para hablar.

La línea directa es confidencial y es uno de los poco sitios en el recinto universitario donde no es responsabilidad de los empleados iniciar un proceso de denuncia, de acuerdo con lo indicado en sitio web de VAT.

Los estudiantes también pueden hacer citas con defensores llamando a la oficina del WGAC, participar en grupos de apoyo y solicitar que alguien los acompañe si deciden utilizar otros recursos o denunciar. 

El WGAC sirvió a 406 personas entre 2017 y 2018 de acuerdo con el Reporte Anual del WGAC (sitio en inglés). De esas 406 personas, el 72% buscaban apoyo para lidiar con violencia interpersonal que había ocurrido en el año previo a que se publicara el reporte.

Maslam dijo que el WGAC no quiere presionar a nadie a que tome una decisión y los sistemas de apoyo tampoco deberían hacerlo. 

Los defensores pueden ayudar a alguien a tratar de hacer que la relación con su pareja sea más saludable, pueden darle orientación sobre cómo permanecer de manera segura en una relación hasta que esté preparado para abandonarla o a crear planes de seguridad una vez que la persona esté lista para dejar una relación. 

“Yo nunca le voy a decir a alguien cuál es la decisión adecuada para esa persona”, dijo Malsam. “Ofrecemos todos nuestros recursos sin juzgar, sin incluir en la conversación nuestras propias ideas o pensamientos sobre lo que las personas deberían o no deberían hacer”. 

Línea directa de VAT: 970-492-4242

Oficina de WGAC: 970-491-6384

Línea Directa Nacional de Violencia Doméstica: 1-800-799-7233

Puedes contactar con Joey Wagner en news@collegian.com o @joeyleewagner en Twitter.

Nota del Editor: El Collegian ha creado una sección para los lectores que hablan español. En esta sección podrá encontrar artículos en español tanto en línea como impresos. Para ir a la versión original en inglés, haga clic aquí. Traducido por estudiantes y profesorado del Departamento de Lenguas, Literaturas y Culturas de CSU.