Desglosando ‘desfinanciar a la policía’ y lo que significa localmente

Natalie Weiland

Editor’s Note: Read the English version of this article here.

Traducción: Mayra Reyes Gómez 

Ad

En estos últimos meses, la frase “desfinanciar a la policía” se ha convertido en un grito de protesta tras la muerte de George Floyd. La frase aparece en todas partes, desde máscaras y camisetas a protestas en la calle, pero en realidad, ¿qué significa? ¿Y que implicaría para Fort Collins?

Esencialmente, el movimiento para desfinanciar a la policía aboga por la reasignación de algunos fondos de los departamentos de policía hacia los recursos comunitarios, como servicios de salud mental, destinados a prevenir la delincuencia. Esto significa que los sistemas policiales actuales quedarían intactos, solo con reformas con el propósito de aumentar la seguridad y disminuir el uso de la fuerza letal. 

El alumno de segundo año de universidad y presidente de Rams for Progress (Carneros de CSU para el Avance) Dylan Tusinski apoya este movimiento (sitio en inglés). 

“Creo que necesitamos conservar a la policía, seguir ayudándoles, pero de nuevo, aún vamos a necesitar los fondos para hacerlo. Su meta principal [de la policía] no es hacer algunas de las cosas que hemos visto suceder en las noticias”.-Kira Carmical, estudiante de la Universidad Estatal de Colorado 

“Obviamente creo que lo que necesitamos hacer es desfinanciar a la policía y ya sabes, enfocarnos más en la policía comunitaria”, dijo Tusinski. “Así que no hay que dejar que la policía trate de hacer muchas tareas sin ser expertos. Que haya especialistas para las crisis de salud mental de las personas que consuman drogas, y ese tipo de cosas. No deberíamos dejar que la policía se involucre en todo tipo de asuntos y que no sean capaces de hacer su trabajo incondicionalmente”. 

El cambio ya se está promulgando a nivel federal. 

En junio, el Caucus Afroamericano del Congreso presentó la Ley George Floyd de Justicia Policial de 2020, con el fin de reformar el sistema policial de EE.UU. para mejorar los aspectos de seguridad y justicia. 

El proyecto de ley (sitio en inglés), que incluía reformas como la prohibición de estranguladores y la clasificación de linchamiento (sitio en inglés) como delito federal, fue aprobado por la Cámara de Representantes y está a la espera de nuevas medidas por parte del Senado. 

El congresista Joe Neguse del segundo distrito congresista de Colorado, quien ayudó a presentar el proyecto de ley, dijo en un comunicado de prensa (sitio en inglés) que “es hora de crear un cambio estructural con reformas significativas”. 

Sin embargo, el movimiento para “desfinanciar a la policía” y pasar a centrarse en servicios comunitarios plantea preocupaciones (sitio en inglés) especialmente relacionadas con cómo los departamentos de policía funcionarían frente a la disminución de fondos. 

“No creo que desfinanciar a la policía vaya a construir o deshacer a la sociedad”, explicó Kira Carmical, estudiante de la Universidad Estatal de Colorado (CSU por sus siglas en inglés) de primer año. “Creo que necesitamos conservar a la policía, seguir ayudándoles, pero de nuevo, aún vamos a necesitar los fondos para hacerlo. Su meta principal [de la policía] no es hacer algunas de las cosas que hemos visto suceder en las noticias”. 

Ad

En CSU, se están haciendo planes para implementar la incorporación de profesionales de la salud mental “cuando responder con la presencia de la policía solamente no sea la mejor manera de abordar la situación”, escribió Wendy Rich-Goldschmidt, directora ejecutiva interina de seguridad del Departamento de Policía de CSU, en un correo electrónico a The Collegian

Además, escribió, los oficiales se han sometido a entrenamiento para entender “la parcialidad humana relacionada con la etnia y la raza, el género, la orientación sexual, la figura del cuerpo y la edad y cómo estos prejuicios afectan el entrenamiento de capacitación policial para adoptar una perspectiva justa e imparcial”. 

“El Departamento de Policía de CSU se compromete a un trato equitativo de todos los miembros de nuestra universidad y las comunidades de Fort Collins y Colorado”, comentó Rich-Goldschmidt. 

En cuanto a la ciudad de Fort Collins, ya se han implementado cambios con el Programa Co-respondedor en Salud Mental (sitio en inglés) de Fort Collins Police Services (Servicios Policiales de Fort Collins, FCPS por sus siglas en inglés), que tiene como objetivo aumentar la seguridad en prácticas policiales al mandar a “co-respondedores” expertos en salud mental a “acompañar a los oficiales a la escena para evaluar y referir a los miembros de la comunidad a los servicios correspondientes”, de acuerdo con la página web de FCPS.

En un correo electrónico a The Collegian, Kate Kimble, una representante de FCPS, explicó que “Mediante la asociación colectiva, miembros del equipo han coordinado satisfactoriamente soluciones de atención a largo plazo en lugar de confiar en herramientas a corto plazo como la cárcel y el cuarto de emergencias de los hospitales”. 

No obstante, los esfuerzos de reforma no paran allí. El plan de la Ciudad de integrar este programa presenta múltiples versiones. 

Como se detalla en el correo electrónico, “La primera versión consistía en la co-respuesta tradicional con un modelo de respuesta principal, lo que significa que el clínico viajaba con el oficial en vez de enviarlo desde el departamento después de la llamada”. 

Ahora en la segunda versión, un paramédico de práctica avanzada junto con un clínico autorizado responden a llamadas junto con la policía y otros respondedores primarios para asegurar que los miembros de la comunidad reciban una respuesta apropiada para su situación, de acuerdo con el correo electrónico de Kimble. 

En el futuro, dice Kimble, FCPS planea crear una Unidad de Salud Conductual Comunitaria para formar parejas entre un oficial y un médico o un clínico. Estos equipos, “interceptarían todas las llamadas para servicios de salud conductual y/o etiología médica” con el fin de mantener la expectativa de la respuesta policial y al mismo tiempo reconocer que puede ser necesaria intervención externa. 

“Los oficiales no intentan ser, ni tenían intención de ser personal médico o de salud conductual”, continuó Kimble. “Ellos pretenden asegurar que tengamos comunidades seguras. El enfoque innovador de FCPS para las necesidades de la comunidad merece ser celebrado, ya que representa una mentalidad de futuro y orientada a la comunidad en la que la desescalada no solo es una herramienta que utilizan cuando se necesita, es una mentalidad y un valor fundamental”. 

Puedes contactar con Natalie Weiland en news@collegian.com o en @natgweiland en Twitter.