Las becas y ayudas no cubren el costo de vida de algunos estudiantes

Ravyn Cullor

Editor’s note: The Collegian is starting a section in Spanish for our Spanish-speaking readers. Spanish articles
will be available online and in print. Find the English version here.

Cada año es más frecuente que los estudiantes utilicen sus propios recursos para financiar sus estudios debido a que las becas y ayudas cubren solo una parte de los gastos universitarios.

Ad

Según los datos compilados por la Oficina de Ayuda Económica de la Universidad Estatal de Colorado, entre el año académico 2000-2001 y el año académico 2018-2019, el costo de asistencia a esta universidad ha aumentado más del doble. Después de los gastos de la matrícula y las cuotas, el gasto más grande para los estudiantes y sus familias es la vivienda.

El costo de asistencia para este año académico es aproximadamente 27.000 dólares, y la cantidad media en las ayudas y becas otorgadas a los estudiantes, según Ayuda Económica, cubre un poco más de la mitad de los gastos para los estudiantes del estado y menos de un tercio de los gastos para los estudiantes de fuera del estado.

“Cuando decimos que podemos cubrir la matrícula y las cuotas para alguien, todavía hay más de 12.000 dólares que deben pagar los estudiantes residentes”, mencionó Tom Biedscheid, Director de Ayuda Económica.

Entre los complejos de apartamentos en Fort Collins que publican sus precios en línea, como Ramblewood, Carriage House, Habitat y Governor’s Park, la habitación media cuesta alrededor de 830 dólares al mes. Los precios exactos pueden variar con los contratos de arrendamiento y pagos adicionales.

Los apartamentos del campus de CSU ubicados en Aggie Village son competitivos con los precios que hay en la ciudad, y van de los 710 a los 1.135 dólares al mes.

“Estamos al tanto del mercado inmobiliario general en Fort Collins y tratamos de ser competitivos y ofrecer precios asequibles”, expresó John Malsam, Subdirector de Servicios de Vivienda y Comedor.

Malsam dijo que, aunque los precios parecen similares a primera vista, Aggie Village es un complejo más nuevo y con más servicios que otros complejos locales de apartamentos tal vez no incluyan, como aire acondicionado, lavaplatos y lavadoras y secadoras dentro del apartamento. Además, están especialmente pensados para satisfacer las necesidades de los estudiantes, con contratos de arrendamiento que tienen en cuenta el semestre y un acceso más fácil a otros recursos de la Universidad.

De acuerdo con la Lista de apartamentos del otoño de 2018 de Vida fuera del Campus (Off-campus Life), otros complejos de apartamentos con precios similares ofrecían los mismos servicios o servicios similares.

Otro factor que determina los precios de Aggie Village es la forma en que se financian los Servicios de Vivienda y Comedor, dijo Malsam. La vivienda universitaria es un servicio auxiliar, lo que significa que no recibe fondos de la universidad.

“Estamos totalmente financiados con los ingresos que obtenemos de las habitaciones en las residencias, el alquiler de los apartamentos y los planes de comedor”, comentó Malsam. “Es importante que mantengamos nuestra responsabilidad financiera, (y) que podamos ofrecer los servicios… para vivir en el campus y posiblemente fuera del campus y hacerlo de una manera asequible y competitiva”.

Ad

Biedscheid dijo que Ayuda Económica está tratando de compensar los altos precios del costo de vida, pero no ven que las ayudas federales Pell (Federal Pell Grants) aumenten tan rápido como deberían. Además, esta oficina a menudo ve que hay estudiantes con ingresos medios que no pueden optar a la ayuda federal que pasan apuros.

Qué se considera ingresos medios depende de cuántos adultos con trabajo y niños hay en un hogar. En CSU, generalmente se considera que los estudiantes cuya familia gana 110.000 dólares o más al año no pueden disfrutar una asistencia económica según los cálculos de los gastos de asistencia y la ayuda familiar, lo cual depende de la solicitud para ayudas estudiantiles federales (FAFSA) del estudiante, dijo Biedscheid.

Biedscheid dijo que la ayuda familiar estimada a menudo no refleja la realidad, especialmente para los estudiantes de ingresos más bajos.

Hizo referencia a un estudio realizado en 2018 por la Universidad de Colorado en Denver, The Bell Policy Center y Colorado Trust sobre qué significa tener ingresos medios en Colorado hoy en día y dijo que los estudiantes que se ajustan a la definición de ingresos medios con frecuencia tienen dificultades para cubrir los gastos de asistencia universitaria.

“Nunca hubiera imaginado que una familia que gana 110.000 dólares al año tuviera dificultades para pagar los gastos de la universidad, pero esa es la realidad”, mencionó Biedscheid. “Lo que menciona el informe es lo difícil que es para las familias decidir qué hacer: ‘¿Somos dueños de una casa o tenemos atención médica o enviamos a nuestros hijos a la universidad?’”.

Puede contactar con la reportera del Collegian Ravyn Cullor en news@collegian.com o en Twitter @RCullor99.