Líderes comunitarios informan tras aumento de la COVID-19

Samantha Ye

Traducción: Mayra Reyes Gómez

Con el aumento de las tasas de casos de COVID-19 en la población de adultos jóvenes, los líderes locales destacaron la importancia de atenerse a las indicaciones de prevención en la junta de ayuntamiento virtual del 1 de octubre. 

Ad

 El condado de Larimer actualmente está en puntuación de riesgo alto en el nivel 1 de Más Seguro en Casa, el segundo nivel más bajo en la esfera de cinco niveles (sitio en inglés) de la situación de COVID-19 en Colorado después del nivel Proteger a Nuestros Vecinos

 De las tres medidas principales que pueden ayudar a determinar si el condado de Larimer subirá o bajara de nivel, el número de casos es la medida primordial con la que el condado ha batallado más, de acuerdo con la información proporcionada por Tom Gonzales, director de salud pública del condado de Larimer. 

 “Hemos hablado con el estado acerca de hacer una transición a utilizar el nivel Proteger a Nuestros Vecinos con el buen trabajo que estamos logrando”, dijo Gonzales. “Ellos dicen que debemos tener 50 casos por cada 100,000 personas, y actualmente tenemos aproximadamente 100 casos por cada 100,000 personas (a lo largo de un periodo de 14 días)”. 

“CSU desplegó un nuevo método de microvigilancia mediante una prueba de saliva desarrollada por un equipo de profesores universitarios.”

 El rango de edad principal en donde se está viendo aumentos de casos es en personas de 18 a 24 años, resultados similares a los patrones en todo el estado y el país, a medida que están empezando a operar de nuevo las universidades. 

 Según la información del tablero acerca de la COVID-19 del condado de Larimer, las personas de 15 a 24 años constituyen el 43% de los casos confirmados y probables en los últimos 30 días. 

 “Necesitamos usar nuestros cubrebocas y continuar practicando el distanciamiento social y lavarnos las manos, y no hacer reuniones grandes”, recomendó Gonzales. “Entiendo que estamos cansados de todas estas restricciones, pero bajar la guardia ahorita puede conducir a más enfermedades y un retroceso al nivel 2”. 

 La presidenta de la Universidad Estatal de Colorado (CSU por sus siglas en inglés), Joyce McConnell, comentó que es importante que todos sepan que los estudiantes de CSU de 18 a 24 años están “siendo supervisados muy bien y cuidados en la comunidad”. 

 “Nuestros estudiantes realmente quieren estar en el recinto universitario”, explicó McConnell. “Y porque quieren estar en el recinto universitario, están trabajando muy duro, y yo diría que el 90%, si no es que más, de los estudiantes están siguiendo cada protocolo estricto que hemos establecido”. 

 Esas indicaciones incluyen (sitio en inglés) requerimientos obligatorios del uso de cubrebocas dentro de las instalaciones y un verificador de síntomas diario (sitio en inglés).

 Para aquellos estudiantes que no estén cumpliendo con las indicaciones, la Universidad tomará acción en contra de ellos por mala conducta estudiantil, manifestó McConnell. Ella animó a la gente a llenar el COVID Public Health Behavior Report Form (sitio en inglés), un formulario de informe sobre el COVID-19 y la conducta de la salud pública, si ven reuniones en el recinto universitario que violan las órdenes de salud. 

Ad

 “Es muy útil para nosotros que todos estén atentos en la calle”, afirmó McConnell. “Así que, cualquier información que tengas, por favor repórtala”. 

 Los sitios de transmisión han sido principalmente las reuniones hasta ahorita, declaró McConnell. El rastreo de contacto de la universidad no ha detectado la transmisión del virus en los salones de clase, lo que demuestra la diferencia que han hecho los protocolos de desinfección y de distanciamiento físico. 

La Universidad ha invertido 2 millones de dólares en una campaña de la normativa social para educar a la gente acerca de estas indicaciones y también tiene planes de un programa de vacunación contra la gripe en el recinto universitario próximamente, detalló McConnell.

 El 2 de octubre, el conteo acumulado de casos de COVID de CSU era uno de los más altos en el estado (sitio en inglés) con 417 casos, pero la tasa de casos positivos, que era el 1.2% de las 18,700 pruebas que se habían distribuido desde el 17 de agosto, era incluso inferior a la del condado, añadió McConnell. El tablero de casos (sitio en inglés) es actualizado cada dos o tres días basándose sobre la nueva información de las pruebas cíclicas hechas. Hasta el 15 de octubre, CSU había reportado 553 casos acumulados. 

 La Universidad ha adoptado un enfoque agresivo en cuanto a realizar pruebas, ya que esto en conjunto con el rastreo de contactos, la cuarentena y el aislamiento son algunas de las áreas claves para ir por delante del virus, dijo Mary Pedersen, rectora y vicepresidenta ejecutiva. 

 Actualmente, la Universidad utiliza pruebas de aguas residuales (sitio en inglés) para la microvigilancia del virus en todo el recinto universitario y se enfoca en las residencias universitarias. Fue la alta concentración de COVID-19 encontrada en las aguas residuales lo que llevó a la breve cuarentena a la que se sometieron los estudiantes en las residencias universitarias Braiden y Summit (sitio en inglés) el 24 de septiembre. 

 Aproximadamente al 80% de esos residentes estudiantiles se les ha hecho la prueba, y el resto han sido contactados individualmente para hacerse la prueba obligatoriamente, explicó Pedersen. Todos los estudiantes que dieron negativo a la prueba ya no están bajo cuarentena desde el 29 de septiembre. 

 La semana del 5-9 de octubre, CSU desplegó un nuevo método de microvigilancia mediante una prueba de saliva desarrollada por un equipo de profesores universitarios. Esto permitiría que CSU incremente su habilidad de realizar pruebas y alcance su meta de realizar 10 veces más pruebas, comentó Pedersen.

 Mientras que la microvigilancia puede mostrar posibles puntos de la presencia de COVID-19, la prueba del hisopo nasal que detecta el material genético del virus, conocida como la Prueba COVID-19 RT-PCR, es todavía el diagnóstico necesario para confirmar un caso positivo, de acuerdo con el Dr. Chris Urbina, director médico de COVID-19 del condado. 

Desde la cuarentena hasta hacerse la prueba y usar cubrebocas, Urbina enfatizó que todas estas órdenes para la salud pública tratan de detener la propagación del virus. 

 Aunque las personas mayores y las personas con enfermedades crónicas están en más riesgo de sufrir una complicación de COVID-19, Urbina aseguró que, a fin de cuentas, “todos somos susceptibles”.

Puedes contactar con Samantha Ye en news@collegian.com o en Twitter @samxye4.