Brayan Montes-Terrazas, copresidente de los Soñadores Unidos, habla sobre diversidad en CSU y vencer las presiones del estatus de DACA

Julia Trowbridge

Brayan Montes-Terrazas posa en Rockwell West
Brayan Montes-Terrazas, un soñador y estudiante de tercer año de Negocios, posa en el Rockwell West Hall de Colorado State University. Como soñador en uno de los colegios con menos diversidad en CSU, Montes-Terrazas constantemente empieza la conversación sobre DACA y cómo es estar sin documentos, además de instruir a sus pares sobre los problemas que ahora se debaten en política. (Julia Trowbridge | Collegian)

Editor’s Note: The Collegian is starting a section in Spanish for our Spanish-speaking readers. Spanish articles will be available online and in print. Find the English version here.

Nota del Editor: El Collegian está empezando una sección para nuestros lectores que hablan Español. Articulos en Español va a estar en linea y en la impresión. Encontrar la versión original en Ingles aqui. Traducido por Daniela Navarro.

Ad

Brayan Montes-Terrazas es una cara reconocida en el campus de Colorado State University (CSU). Cursa el tercer año de la Escuela de Negocios y es un líder en varios clubs y organizaciones de esta universidad. Esto no habría sido posible sin una medida que ha permanecido en la atención del público desde el principio de la candidatura de presidente Trump:  la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Montes-Terrazas emigró de México a los Estados Unidos cuando tenía tres años. Después de que su familia vino de vacaciones, dijo que su madre vio que todos parecían tener más éxito y estar menos preocupados, y decidió que quería eso para su hijo.

“Mis padres vinieron aquí por la expectativa de una mejor vida, que en algún momento era sólo para mí,” declaró Montes-Terrazas. “El hecho de que arriesgaron tanto sus vidas es para mí inmenso, y honestamente es lo que me da fuerza muchos días”.

Él no supo que era indocumentado hasta que estuvo en octavo grado, cuando sus padres no lo dejaron ir a un viaje de escuela a San Diego. Le dijeron que era por razones económicas.

“Supe que era mentira. Seguí indagando y me dijeron: ‘Tenemos miedo de que te detengan si te acercas demasiado a la frontera”.

“Lo que me hace levantarme por las mañanas es saber que puedo crear un impacto, no sólo académicamente, sino en todas estas diferentes organizaciones” – Brayan Montes-Terrazas, estudiante de tercer año de Negocios  y beneficiario de DACA en CSU.

Declaró que su estatus lo separa en la Escuela de Negocios. Es una de las facultades con menos diversidad en CSU según el libro de información de CSU 2016-2017. Sus antecedentes le permiten comenzar conversaciones sobre los problemas que rodean a los soñadores.

“Pienso que, respecto de cualquier tema, a la mayoría de las personas no le interesa verdaderamente hasta que alguien importante para ellos es afectado”, según Kate Coviello, estudiante de tercer año de Ciencias de Fermentación y amiga de Montes-Terrazas. “Él me ha educado en muchas concepciones sociales erradas”.

La falta de diversidad en CSU puede ser difícil para los soñadores y los estudiantes internacionales, agregó Montes-Terrazas. Por ejemplo, en una clase cuando dijo que un policía hizo que una persona manejando afuera de la ventana hizo que se orillara. El profesor señaló a un estudiante internacional en la clase y dijo, “mira, están aquí para atraparte.”

“Inmediatamente pensé, ‘Dios mío, no puedes decir eso’”. “No soy una persona muy correcta. Tengo la idea de que tienes que conocer a las personas donde están. No siempre están tan informados sobre las culturas e identidades, pero ése me sorprendió.”

Durante toda su vida, sus padres enfatizaron la importancia de la educación, lo que lo ha guiado a ser un individuo participativo y trabajador.  Además de laborar y tener dos puestos de liderazgo en dos fraternidades, es el copresidente de Soñadores Unidos (Dreamers United, en inglés), una organización universitaria registrada por los estudiantes de DACA en CSU, organizada oficialmente por casi dos años. Ésta permite a los soñadores juntarse y compartir experiencias comunes, además de recibir a oradores como José Antonio Vargas, quien vino a CSU hace un mes.

Ad

Aunque Montes-Terrazas no fue uno de los primeros fundadores, se involucró en las primeras fases de la organización. Para él, la principal razón para involucrarse fue porque había una necesidad precisa de tener un espacio sólo para los soñadores.

“Siento que lo más importante sobre los estudiantes sin documentos es que nos volvemos una estadística y no un factor humanizador, y siento que apenas ahora estamos aprendiendo que somos más que solamente nuestro estatus. Somos seres humanos y personas.”

MacKenna Norris, estudiante de tercer año de Negocios y amiga de Montes-Terrazas, dijo que desaprueba las concepciones erradas de los mexicoamericanos en DACA y otros soñadores.

“Definitivamente él es la persona más involucrada que he conocido en mi vida entera,” dijo Norris. “Él toma al toro por los cuerdos en todo que hace y personifica, para mí, lo que es un estudiante trabajador… creo que los medios masivos de comunicación tuercen la percepción sobre los inmigrantes indocumentados y sus roles en la sociedad, y él es completamente la antítesis de todo eso”.

Concepciones erradas más comunes sobre los beneficiarios de DACA-

Concepción errada: Los soñadores no pagan impuestos.

Realidad: Según el Instituto de Fiscalización y Política Económica los soñadores pagan alrededor de $11.64 mil millones al año en impuestos.

Concepción errada: Los soñadores están protegidos por DACA aun cuando sean criminales.

Realidad: Las personas que solicitan el DACA deben demostrar que tienen un historial limpio.

Montes-Terrazas dijo que ama a ayudar a otros, sea con su trabajo con Soñadores Unidos o con otras organizaciones en el campus. Dijo que no sería la misma persona si no estuviera tan involucrado.

“Lo que me hace levantarme por las mañanas es saber que puedo crear un impacto, no sólo académicamente, sino en todas estas diferentes organizaciones” declaró. “Realmente puedo marcar una diferencia, aunque sea solamente en una vida. Quiero formar parte de algo más grande”.