Cientos de personas acudieron al Library Park para la Marcha de las Mujeres

Noah Pasley

La gente se junta en Library Park en Old Town, Fort Collins para la Marcha de las Mujeres de Fort Collins el 2 de octubre 2021. (Noah Pasley | The Collegian)

Nota del editor: Puedes leer la versión en ingles de este artículo aquí.

Traducción de Sarahy Quintana

Ad

Cientos de personas acudieron al Library Park, junto a la calle Mathews, para una reactivada protesta de la Marcha de las Mujeres el sábado 2 de octubre.

La protesta ocurrió a las 11 de la mañana y estuvo marcada por la reciente aprobación de las restricciones al aborto en Texas, con muchos manifestantes y oradores que acudieron al evento para hablar de la importancia del acceso seguro y legal a los abortos. La ley, firmada por el gobernador de Texas, Greg Abbott el 19 de mayo, entró en vigor el 1 de septiembre y prohíbe los abortos a las seis semanas de embarazo.

Recuerdo que esta lucha ya se había ganado. Ya le habíamos dado solución hace tiempo… Las mujeres han llegado demasiado lejos para mirar atrás o retroceder ahora”. -Kat Hitchcock, manifestante en la Marcha de las Mujeres de Fort Collins

Kat Hitchcock, una oradora del evento dijo que era “ridículo” que estas conversaciones sobre el aborto todavía tomen lugar en el año 2021, especialmente cuando los problemas de clima incrementan.

“Recuerdo que esta lucha ya se había ganado,” dijo Hitchcock. “Ya le habíamos dado solución hace tiempo… Las mujeres han llegado demasiado lejos para mirar atrás o retroceder.”

Hitchcock también expresó su apoyo para los manifestantes y aliados que se pronunciaron contra la legislación reciente y dijo que la causa es mucho más fuerte cuando los miembros de la comunidad se unen para protestar.

Si no dices “Oh, no”, o incluso “Diablos no”, pensarán que estás de acuerdo y te pasarán por encima”, dijo Hitchcock. “Hay muchos poderes que se sienten aterrorizados por las mujeres… aterrorizados por lo que es diferente… aterrorizados por cualquiera que tenga la fuerza… de abrir la boca y decir: ‘Oh no, no harás esto'”.

Otra manifestante del acto, Cori Wong, destacó la importancia de hablar sobre el aborto y de llamar la atención sobre el tema para desestigmatizarlo. Dijo que demasiados hombres guardan silencio sobre la cuestión del aborto pero se benefician de que las mujeres tengan un acceso seguro y legal al mismo.

“Lo que a la gente le sorprende oír es que, de las personas con las que hablé, la mayoría de los que podían relacionarse y decir ‘he pasado por una experiencia de aborto’ eran hombres cisgénero”, dijo Wong.

Wong dijo que quiere animar a la gente a que hablen más abiertamente sobre lo importante que es el acceso al aborto para que las personas, las familias y las comunidades prosperen.

“El aborto es una atención de salud crítica y necesaria al que todo el mundo merece tener acceso sin barreras adicionales, estigmatización o juicio, porque es perfectamente normal”, dijo Wong. “Se trata realmente de abrir la conversación para que la gente pueda ser apoyada y para que pueda tomar la mejor decisión para ellos y sus familias, y asegurarse de que la gente no se sienta incómoda al hacerlo”.

Ad

Macy Klein, otra de las oradoras del evento y recién licenciada en Desarrollo Humano y Estudios Familiares por la Universidad Estatal de Colorado, habló de sus experiencias al crecer en la iglesia y luchar contra la cultura de la pureza y de culpar a las víctimas en casos de violación. Contó la experiencia de dar su primer beso y llorar durante horas porque “ya no era pura.”

“Me doy cuenta de que fui ingenua al confiar en un dios patriarcal que considera la pureza como validez “, dijo Klein. “A las mujeres de la iglesia tradicional se les enseña desde niñas a reservarse para el matrimonio y a proteger a los hombres de sus propios deseos sexuales. Lo hacen controlando lo que hacemos con nuestros cuerpos, avergonzando el deseo sexual de las mujeres jóvenes o de las parejas del mismo sexo, mientras les enseñan a los hombres que sus deseos son naturales.”

Klein dijo que no empezó a cuestionar la cultura de la pureza y el control que ejercía su fe hasta que fue culpada de su propio asalto sexual y rechazada por su familia, sus amigos y su comunidad.

“No fue hasta un susto de embarazo con mi violador y maltratador que finalmente comprendí por qué tantas mujeres habían elegido el aborto”, dijo Klein. “No fue hasta que me quitaron la voz cuando me di cuenta de que quería y necesitaba ser escuchada”.

Se puede contactar con Noah Pasley en news@collegian.com o en Twitter @PasleyNoah.