Breve historia de los pueblos indígenas en el norte de Colorado

Landscape+photo+of+Red+Fox+Meadow+Natural+Area+on+a+beautiful+Fall+Day%2C+Oct.+24

Collegian | Michael Giles

Landscape photo of Red Fox Meadow Natural Area on a beautiful Fall Day, Oct. 24. (Michael Giles | The Collegian)

Austria Cohn and Sarahy Quintana

Nota del editor: Puedes leer la versión en ingles de este artículo aquí.

Traducción de Sarahy Quintana

Fort Collins y el norte de Colorado pertenecían originalmente a los pueblos indígenas antes de la llegada de los colonos europeos, que llegaron y robaron la tierra.

David Atekpatzin Young, un miembro de la tribu Apache, compartió con The Collegian sus conocimientos sobre la historia indígena en Colorado.

“A veces la gente piensa: ‘Oh, bueno, ese es un sitio sagrado allí, y por lo tanto tenemos que mantenerlo sagrado'”, dijo Young. “En realidad, todo esto es un sitio sagrado para nosotros”.

Cuando los angloparlantes llegaron del este, hicieron suposiciones basadas en lo que vieron, pero eso no incorporó a todos los que eran de esta zona, dijo Young.

“Ha habido un movimiento de comunidades indígenas por todas las montañas y por todas las llanuras de aquí durante miles y miles de años”, dijo Young.

Existe el malentendido común de que los nativos llegaron aquí después de la edad de hielo, pero poco a poco estas creencias se están erosionando, dijo David Bartecchi, director ejecutivo de Village Earth, que ha pasado más de 20 años trabajando con los pueblos indígenas en América del Norte y del Sur.

“Nos estamos dando cuenta de que los nativos llevan aquí mucho más tiempo”, dijo Bartecchi.

“Entonces, ¿quién estaba en Fort Collins?” dijo Young. “Bueno, el pueblo apache durante mucho tiempo, el pueblo ute, los hablantes de náhuatl – hubo otros que pasaron, pero los comanches llegaron una vez que los colonizadores entraron”.

Comercio de esclavos

Algunas partes de Colorado fueron colonizadas por colonos europeos en 1598, y trajeron con ellos armas, caballos y enfermedades e introdujeron el comercio de esclavos a los nativos de la tierra, dijo Young.

“Introdujeron el comercio de esclavos; lo hicieron porque aquí no encontraron nada más que tuviera valor”, dijo Young.

Querían mujeres jóvenes -apenas llegadas a la pubertad- como esposas para hacer las tareas domésticas; querían hombres jóvenes para trabajar en las minas; y no necesitaban hombres mayores, así que los mataban, dijo Young.

Miras este paisaje… todas las historias de los nativos, todas las experiencias, las batallas, incluso la gran civilización ha sido borrada de la historia. Es como si hubiéramos llegado aquí y hubiera una pizarra en blanco; así es como los colonos justifican la violencia de su asentamiento”. -David Bartecchi, director ejecutivo de Village Earth

“El comercio de esclavos duró durante mucho tiempo a lo largo de toda el Front Range”, dijo Young. “Desde Wyoming hasta Nuevo México había pueblos apaches, y llevaban aquí miles de años”.

“La gente cree que estos eran campamentos (apaches) y que la gente acampaba a lo largo de esta zona, pero eso no es cierto”, dijo Young. “No acampábamos. Vivíamos aquí”.

La fiebre del oro

El Tratado de Fort Laramie de 1851 abarcaba una amplia zona en muchos estados, que incluía las tierras de los cheyennes y los arapahos, a cambio de permitir a los ciudadanos estadounidenses viajar por las tierras indígenas.

“Dijimos que podían pasar (por la tierra): no les molestaremos, pero no pueden quedarse”, dijo Young. “Pero entonces se encontró oro aquí”.

Una vez encontrado el oro, los mineros inundaron la zona, y el tratado quedó “obsoleto”, ya que los colonos blancos ignoraron el estatus de protección de la tierra, según la Enciclopedia de Colorado.

El tratado no concedía a los viajeros autoridad para extraer oro en las tierras de los nativos americanos, pero con la afluencia de mineros y el aumento de los conflictos, los administradores territoriales presionaron al gobierno para que negociara el tratado redefiniendo las tierras de los cheyennes y arapahos con el Tratado de Fort Wise, afirma un artículo de la Enciclopedia de Colorado.

Historia de las concesiones de tierras

La Universidad Estatal de Colorado es una institución de concesión de tierras, lo que significa que la tierra fue cedida por el gobierno y dedicada a ser una escuela. Esto fue posible gracias a los beneficios de la Ley Morrill de 1862, pero la tierra fue robada de los nativos.

Poco después de la masacre de Sand Creek en 1864, el gobierno de los Estados Unidos vendió tierras del sureste de Colorado, lo que ayudó a establecer varias escuelas, incluyendo la CSU, según un artículo de High Country News.

Una reciente concesión de tierras de CSU fue para el Estadio Hughes, que fue dado a la Universidad en 1957 y fue demolido en 2018.

“En lugar de devolver la tierra a la comunidad nativa, que es lo correcto, la Junta de Gobernadores prefirió vender la tierra por 12,5 millones de dólares”, dijo Young.

El movimiento Land Back es un movimiento nacional que también está presente en Fort Collins, a través del cual la comunidad indígena lucha por las tierras de Hughes.

“(El movimiento Land Back es) la idea de que vas a hacer todo lo que puedas con los municipios y con los condados, … los estados y luego con el gobierno federal para intentar recuperar la tierra, una tierra que ahora no se utiliza para nada más”, dijo Young.

“Miras este paisaje… todas las historias de los nativos, todas las experiencias, las batallas, incluso la gran civilización han sido borradas de la historia”, dijo Bartecchi. “Es como si hubiéramos llegado aquí y hubiera una pizarra en blanco: así es como los colonos justifican la violencia de su asentamiento”.

Puedes contactar con Austria Cohn en news@collegian.com o en Twitter @AustriaCohn.